Llamar de 8:00 a 20:00

Dolor de cabeza cervical: cómo relajar los músculos con magnetoterapia

El Dolor de Cabeza Cervical es un  trastorno muy  común que parece afectar más a las mujeres de entre 20 y 60 años.
Es causado principalmente por tensiones que se acumulan a nivel de hombros y cuello y que también limitan la cabeza en rotación y movimientos.
Las cervicales, siendo la parte más delicada de la columna vertebral, a menudo están sujeto a la aparición de dolores agudos y constantes que pueden durar varios días.

 

El  dolor de cuello puede ocurrir a partir de las vértebras cervicales pero, posteriormente, puede irradiarse a la cabeza, las extremidades o la espalda dificultando el movimiento. El dolor puede variar en intensidad, y puede ir acompañado, por ejemplo, de una sensación de náuseas, mareos y vértigo.

Posibles causas de dolor de cabeza cervical

Las causas que pueden  desencadenar cefaleas cervicales con la consecuente aparición de síntomas son muchas:

  • Mala postura

La posición que adoptemos durante nuestra vida diaria, en las acciones sencillas que realizamos todos los días, desde caminar hasta sentarnos en una mesa, puede ser uno de los factores que conducen al dolor cervical. De hecho, las personas que trabajan muchas horas frente a la ordenador, en el automóvil o con el torso doblado pueden verse más afectadas por este tipo de dolor. Una posición incorrecta también puede deberse a factores externos como las estructuras sobre las que nos sentamos o descansamos.

  • Poca actividad física y un estilo de vida sedentario

Quienes llevan un estilo de vida sedentario, tienen más probabilidades de correr el riesgo de asumir una postura incorrecta durante un tiempo prolongado que, al afectar las vértebras cervicales, provoca dolor. Por otro lado, quienes practican actividad física de manera consistente, además de mantener el cuerpo en un estado de bienestar, tienen músculos más tonificados y fuertes que les permiten sostener adecuadamente la columna, evitando así trastornos cervicales.

  • Corrientes de aire frio

Cuando sientes frío los músculos tienden a contraerse, consumiendo energía, con el fin de producir más calor para mantener la temperatura corporal en 37 grados. El estado de contractura, sin embargo, ya podría ser elevado debido a problemas fuera de la temperatura ambiente.

  • Posiciones incorrectas durante el sueño.

Mantener una buena postura no solo es fundamental durante el día sino también cuando dormimos. Asumir posiciones incorrectas durante la noche altera la calidad del sueño. De hecho, son muchas las personas que, asumiendo posiciones incorrectas, duermen y descansan mal, repercutiendo en el estado de salud. Es recomendable “apoyar el cuello” colocando la almohada en la posición y la altura donde el cuello esté menos adolorido y contraído. La posición más recomendada para quienes tienen dolor en la columna cervical es la de decúbito supino, con una almohada baja para acompañar la curvatura natural del cuello y los hombros, con los brazos extendidos a los lados y apoyo adecuado para las rodillas para evitar sobrecargar la columna vertebral.

  • Estrés y tensiones emocionales

El dolor de cabeza cervical también puede ser causado por una acumulación de tensión en el cuello generada por el estrés y la ansiedad. Este trastorno es una enfermedad psicosomática, vinculada a la emocionalidad de la persona que inconscientemente descarga todo sobre su estado físico.

  • Tensiones temporomandibulares

Otra de las causas posibles puede ser maloclusión o el cierre incorrecto de las arcadas dentarias que determina la aparición de tensiones en la estructura de la mandíbula y, en consecuencia, la aparición de síntomas dolorosos que irradian hasta el cuello y la cabeza.

  • Trauma

Los dolores de cabeza son muy probables después de sufrir un traumatismo cervical. Este trastorno puede continuar incluso varios meses o años después del accidente.Las vértebras tras un traumatismo pierden parte de su estabilidad, por lo que existe un mayor esfuerzo por parte de los músculos lo que provoca un aumento de la tensión y una consecuente contractura crónica dolorosa dando lugar a fenómenos de cefalea.

Remedios para el dolor de cabeza cervical

El dolor de cabeza, en cualquier forma que se presente, nunca debe  subestimarse y siempre debe tratarse rápidamente desde los primeros síntomas. Siempre se debe hacer un diagnóstico preciso para comprender las causas y comprender cómo tratar el trastorno. Un correcto diagnóstico no solo puede evitar la reaparición del dolor que también puede derivar en complicaciones graves sino que también es fundamental identificar la terapia más adecuada. Para aliviar el dolor de cuello se pueden adoptar diferentes soluciones, dependiendo de la intensidad del dolor de cabeza se puede actuar de diferentes formas:

  • Reeducación postural

Pasando mucho tiempo sentado para estudiar o trabajar o siguiendo un estilo de vida sedentario, es posible asumir las posiciones equivocadas, por lo que es útil hacer ejercicios de rehabilitación postural para aliviar el dolor y prevenirlo.

  • Ejercicio físico

Hacer  ejercicio físico, para mantenerse activo y, en consecuencia, relajar la musculatura es sin duda una de las soluciones para el tratamiento del dolor cervical. Al actuar sobre los músculos, se pueden realizar actividades de estiramiento y fortalecimiento que, al aumentar el rango de movimiento de las vértebras y los músculos del tracto cervical, pueden tratar el dolor de cuello y el dolor de cabeza asociado.

  • Suministro

Para prevenir la aparición de trastornos cervicales como dolores de cabeza, es de fundamental importancia  tener una dieta correcta. Es recomendable ingerir comidas a intervalos regulares y seguir una dieta equilibrada que incluya la cantidad adecuada de frutas, verduras y la cantidad adecuada de agua.

  • Medicamentos

Si el dolor no se puede aliviar con métodos naturales, es posible reducirlo tomando medicamentos naturales o no, necesariamente bajo prescripción médica.

  • Masajes

Si el dolor de cabeza cervical  es agudo, los masajes de los músculos cervicales realizados estrictamente por un especialista pueden ser efectivos. De hecho, la terapia manual es capaz de disolver tensiones, actuando directamente sobre el dolor para descontracturar los músculos donde se siente el trastorno.

  • Magnetoterapia

Un remedio válido  para el dolor de cuello intenso es sin duda la magnetoterapia. Este tipo de solución puede restaurar las habilidades de movimiento adecuadas a la persona y reducir el dolor en poco tiempo. Al favorecer un efecto estimulante de la circulación vascular y actuar sobre la repolarización de las células musculares implicadas en la contracción, tiene una acción antiinflamatoria y analgésica de la parte afectada.